El Perdón en el Nuevo Pacto

¡Qué difícil es leer y entender la Biblia cuando la leemos con las gafas de la Tradición! Hemos escuchado ciertas afirmaciones tantas veces que ya ni nos planteamos si dichas afirmaciones son verdaderas. Hace unos dos años, Dios comenzó a mostrarme ciertas verdades que iban en contra de lo que yo creía, por eso, tuve que desaprender muchas cosas que había aprendido, gracias a Dios, ahora entiendo un poco más y en la medida que voy entendiendo, voy compartiendo lo que Dios me da.

El Nuevo Pacto que Jesucristo estableció es mejor y si es mejor es porque es diferente y precisamente Jesús es el que ha marcado esa GRAN diferencia. Gracias a Él todo ha cambiado, la forma en la que Dios se relaciona con nosotros, la forma en la que vivimos, la forma en la que oramos, la forma en la que nos relacionamos con los demás etc etc etc

Algunos creyentes siguen viviendo con un pie en el Antiguo Pacto y con otro en el Nuevo, esto causa mucha confusión, por ejemplo, Jesús, bajo la Ley, nos dice que hay que perdonar para poder ser perdonados, pero Pablo, bajo la Gracia, nos dice que perdonemos a los demás COMO DIOS NOS PERDONÓ, por tanto, en el Antiguo Pacto, el perdón es CONDICIONAL, pero en el Nuevo Pacto el perdón es INCONDICIONAL.

Hemos sido amados y, por eso, amamos, hemos sido aceptados y, por eso, aceptamos a los demás, hemos sido perdonados y, por eso, perdonamos a los demás, lo que hemos recibido es lo que damos . . . sin embargo, muchos afirman que Dios solamente nos perdonó los pecados pasados y que si no le pedimos perdón, no nos perdonará, esto es ridículo porque:

  • Cuando Jesús cargó con nuestros pecados y nos perdonó, todavía no habíamos nacido, por tanto, TODOS nuestros pecados estaban en el futuro.
  • Si Dios no nos perdonó de todos nuestros pecados, entonces tampoco quitó todos nuestros pecados, pero la Biblia afirma que Jesús fue el cordero que quitó el pecado del mundo.
  • Si Jesús no llevó, ni perdonó los pecados que cometeremos mañana, entonces, ¿cómo serán pecados dichos pecados?
  • ¿Qué pasaría si se nos olvida confesar un pecado que hemos cometido? Entonces, ¿No tendríamos el perdón de Dios? ¿Y qué pasaría si morimos sin haber confesado algún pecado cometido?

Pablo afirma que TENEMOS el perdón de nuestros pecados, por tanto, ¿Por qué debería pedir a Dios algo que ya tengo?

“En ÉL TENEMOS redención mediante su sangre, el PERDÓN de nuestros pecados según las riquezas de su gracia”
Efesios 1:7

“en quien TENEMOS redención: el PERDÓN de los pecados.”
Colosenses 1:14

En Cristo TENEMOS el perdón de nuestros pecados, no porque nos hemos arrepentido, ni porque se lo hemos pedido, ni por algo que hayamos hecho, lo tenemos por “las riquezas de su gracia”.

Pablo afirma que TODOS nuestros pecados han sido perdonados.

“Y a vosotros, estando muertos en pecados y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con él, perdonándoos TODOS LOS PECADOS”
Colosenses 2:13

¿Cuántos pecados nos perdonó? ¡Todos! ¿Cuándo? En la Cruz, cuando derramó su sangre por todos nosotros.

“sin derramamiento de sangre no hay perdón.”
Hebreos 9:22

La preciosa sangre que Jesucristo derramó por nosotros es la que ha podido quitar TODOS NUESTROS PECADOS Y LIMPIARNOS DE TODA NUESTRA MALDAD.

“esto es mi sangre del nuevo pacto, que es derramada por muchos para EL PERDÓN DE LOS PECADOS.”
Mateo 26:28

“He ahí el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo.”
Juan 1:29

“la sangre de Jesús su Hijo nos limpia de TODO pecado.”
I Juan 1:7

“Y vosotros sabéis que Él se manifestó a fin de quitar los pecados . . .”
I Juan 3:5

Bajo el Antiguo Pacto se requerían sacrificios para CUBRIR los pecados de los hombres, la sangre derramada de los animales NO podía quitar los pecados, solamente los cubría.

“. . . es imposible que la sangre de toros y de machos cabríos QUITE los pecados.”
Hebreos 10:4

Estos sacrificios tenían un valor temporal, día tras día y año tras año, debían traer sacrificios porque los hombres no paraban de pecar, sin embargo, el sacrificio de Jesús ha podido quitar todos los pecados de una forma permanente, por eso, ya no necesitamos más sacrificios.

“ahora, una sola vez en la consumación de los siglos, se ha manifestado para destruir el pecado por el sacrificio de sí mismo.”
Hebreos 9:26

“ciertamente todo sacerdote está de pie, día tras día, ministrando y ofreciendo muchas veces los mismos sacrificios, que NUNCA pueden quitar los pecados; pero El, habiendo ofrecido un solo sacrificio por los pecados para siempre, SE SENTO A LA DIESTRA DE DIOS”
Hebreos 10:11 y 12

Él quitó, destruyó el pecado una vez y PARA SIEMPRE, el valor del sacrificio de Jesús es ETERNO. Jesús dijo en la Cruz: ¡CONSUMADO ES! Si Jesús no hubiese muerto por todos los hombres, ni llevado todos nuestros pecados, ni nos hubiese perdonado completamente, su obra no habría sido consumada, pero al proclamar: ¡CONSUMADO ES! Él estaba declarando una redención eterna, una salvación completa, un perdón permanente . . .

“por su propia sangre, entró una vez para siempre en el Lugar Santísimo, habiendo obtenido ETERNA REDENCIÓN.”
Hebreos 9:12

“En ÉL TENEMOS REDENCIÓN mediante su sangre, el PERDÓN de nuestros pecados según las riquezas de su gracia”
Efesios 1:7

La redención es ETERNA y el perdón es COMPLETO, por eso, ahora NO HAY CONDENACIÓN:

“Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús.”
Romanos 8:1

La paga del pecado es la MUERTE (Ro. 6:23a), pero nosotros cuando pecamos NO morimos porque todos nuestros pecados han sido perdonados, la preciosa sangre de Cristo nos ha limpiado, por eso, Dios no toma en cuenta nuestro pecado, ni nos lo recuerda, ni nos juzga, ni nos condena, Jesús quitó, una vez y para siempre, todos nuestros pecados. Los que afirman que cuando pecamos Dios se aparta de nosotros, son los que piensan que Dios toma en cuenta nuestro pecado, pero NADA nos puede separar de nuestro Dios, ¡NADA!, nada nos puede separar de su amor, ¡NADA! Dios siempre está con nosotros porque nos ama y hemos sido COMPLETAMENTE PERDONADOS.

“No te desampararé, ni te dejaré”
Hebreos 13:5

Entonces Juan, ¿Qué haces cuando pecas? Me alegro que me hayas hecho esa pregunta ja ja ja . . .

Cuando no entendía el Nuevo Pacto y pecaba, me entristecía, algunas veces también lloraba, durante tres o cuatro días le pedía perdón a Dios, hacía promesas de que no lo haría más . . . PERO ahora que entiendo el Nuevo Pacto, ¿qué hago cuando peco?

  • Reconozco que he pecado.
  • Entiendo que mi pecado NO sorprende a Dios y que no se acaba el mundo cuando peco.
  • Confío en el abogado defensor que tenemos delante del Padre: Jesucristo.
  • Le doy gracias a Dios que él llevó mi pecado en la cruz y que él me perdonó.
  • Confió y descanso en la obra que Dios está haciendo en mi vida sabiendo que Él me ama con un amor eterno, que Él me levanta cuando caigo y que Él seguirá cambiando y transformando mi vida.

NOTA IMPORTANTE: El apóstol Pablo NUNCA nos dice que los creyentes debemos confesar nuestros pecados para poder ser perdonados. Sólo hay un versículo (en el Nuevo Pacto) que habla de la confesión de pecados A DIOS: I Juan 1:9 . . . de este versículo hablaré en otra ocasión y explicaré mi forma de entenderlo (personalmente yo creo que I Juan 1:9 está dirigido a los incrédulos porque para creer que Dios nos perdonó, primeramente se debe creer que hemos pecado y algunos que NO eran creyentes estaban diciendo que ellos NO tenían pecado, por eso, el apóstol Juan dice en el versículo 8 que al decir que no tienen pecado, la verdad - Jesucristo - no está en ellos). FIN DE LA NOTA

Termino citando el libro de Jeremías hablando acerca del Nuevo Pacto:

“Y no enseñará más ninguno a su prójimo, ni ninguno a su hermano, diciendo: Conoce al SEÑOR; porque todos me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande porque PERDONARÉ LA MALDAD DE ELLOS Y NO ME ACORDARÉ MÁS DE SU PECADO.”
Jeremías 31:34

El Nuevo Pacto comenzó con la muerte de Cristo, cuando derramó su sangre preciosa:

“Porque donde hay testamento, es necesario que intervenga muerte del testador. Porque el testamento con la muerte se confirma; pues no es válido entre tanto que el testador vive. De donde ni aun el primer pacto fue instituido sin sangre.”
Hebreos 9:16-18

Gracias a Jesucristo y a lo que él hizo por nosotros, Dios ha perdonado nuestra MALDAD y ya NO RECUERDA nuestro pecado.

Esta es la nueva vida que tenemos ahora en Cristo, esta es la grandeza del Nuevo Pacto, la grandeza de nuestro Señor y Salvador JESUCRISTO.

“¡Qué felices son aquellos a los que Dios perdona! ¡Dios ya se ha olvidado de los pecados que cometieron!»¡Qué felices son aquellos a los que Dios perdona de todo lo malo que han hecho!”
Romanos 4:7 y 8 - BLS