Cuando Adán y Eva pecaron, ¿se enfadó Dios con ellos? ¿se apartó Dios de ellos? ¡No y no! Cuando Adán y Eva pecaron, Adán y Eva se escondieron, Dios no juega al escondite con nosotros, Dios no se esconde cuando pecamos, Dios no se aparta de nosotros, PERO nosotros Sí lo hacemos, nosotros nos sentimos avergonzados delante de él, creemos que le hemos defraudado y estos sentimientos hacen que nosotros nos apartemos, hacen que nosotros nos escondamos, que nosotros agachemos la cabeza, esto fue lo que pasó con Pedro cuando le dijo a Jesús: “Apártate de mí, Señor, porque soy hombre pecador”. (Lc. 5:8). ¿Se apartó Jesús de Pedro? Por supuesto que no, de hecho, Jesús le dice a continuación: “No temas” (Lc. 5:10).

Dios nos ha prometido estar SIEMPRE con nosotros, Dios nos ama con locura, somos hijas amadas e hijos amados, Él NUNCA nos abandona, ni nos desampara, un Padre nunca abandona a su hijo cuando su hijo está herido, cuando su hijo se ha caído, cuando pecamos / caemos, Él es el que seca nuestras lágrimas, Él es el que nos abraza, Él es el que nos levanta, Él es el que nos consuela y fortalece, él nos dice:

“No temas, tú eres mía, tú eres mío, nunca te dejaré, nunca te abandonaré, yo estoy contigo, yo estoy por ti, NADA NI NADIE podrá separarte de mí. ¡No temas!”

“Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni princi-pados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.”
Romanos 8:38 y 39

“. . . él dijo: No te desampararé, ni te dejaré; de manera que podemos decir confiadamente: El Señor es mi ayudador; no temeré . . .”
Hebreos 13:5b y 6a